Biométrica hemática completa

Los estudios de sangre tienen un papel sumamente importante al momento de generar un diagnóstico acertado acerca de la condición de un paciente. La biométria hemática completa es el estudio encargado de proporcionar la información primordial respecto a la condición de las células presentes en la sangre.

La biométrica hemática esta desglosada en tres segmentos, a continuación se describe detalladamente la información presente de este estudio.

¿Qué es la biométrica hemática?

La biométrica hemática completa es conocida en algunos casos como citometría hemática, es un estudio de laboratorio más solicitado ante cualquier padecimiento. Por lo general es el primer examen requerido casi por cualquier médico, esto es debido a a través de este examen de sangre se analizan las lineas celulares eritroide, leucocitaria y plaquetaria, además son capaces de orientar al profesional de medicina acerca de posibles padecimientos en diferentes órganos y sistemas del cuerpo.

Distribución de la biométrica hemática

La biométrica hemática completa esta dividida de acuerdo a las tres líneas celulares que se analizan, estas son:

Lineal de serie roja

También conocida como línea elitroide, esto debido a que se analiza la cantidad de eritrocitos presentes en la sangre. Su principal función es estudiar la hemoglobina del paciente y determinar patologías como la anemia. En el estudio no solo se indica los valores obtenidos en el examen, sino además los valores referenciales donde el paciente puede considerarse dentro de la normalidad.

Se debe estar claro que los valores normales varían es función a diferentes aspectos como son la edad, sexo y altura sobre el nivel del mar. El estudio de esta línea indica tanto la cantidad de eritrocitarios, como el tamaño de cada uno de ellos. Los resultados de esta prueba son bastante exactos e indicaran si el paciente sufre o no de anemia.

Elemento dentro de esta línea

La hemoglobina tiene como función el traslado de los gases como el CO2 y O2 a través del cuerpo. En un adulto sano se debe poseer entre 4.62 a 5.2 × 10¹²/L de eritrocitos lo cual constituye cerca de 45% el volumen sanguíneo circulante al momento de la centrífuga de la sangre.

Volumen corpuscular medio, este parámetro permite conocer tanto el tamaño como la capacidad de eritrocito, la unidad de medición es el fentoliteo (fL) en función a los resultados esta puede clasificarse como normocítica, microcítica o macrocítica.

Hemoglobina corpuscular media, con este dato se conoce la cantidad de hemoglobina presente en cada eritrocito, la unidad de medición de este parámetro es el picogramo (pg).

Concentración media de hemoglobina corpuscular, este dato indica la concentración de hemoglobina presente en 100mL de eritrocitos, se utiliza como unidad de medida el g/dL.  Este dato en conjunto con la hemoglobina corpuscular media permite clasificar a los eritrocitos de la siguiente manera normocrómicos, hipocrómicos, o hipercrómicos. Si el resultado es el último caso serán informados.

 La amplitud de distribución eritrocitaria. Este parámetro indica el porcentaje de variación de volumen de los eritrocitos.

Hematocrito: en la biométrica hemática completa los hematocritos nos indican el porcentaje de eritrocitos presentes en la sangre los valores normales en Mujeres es de 36-46 % y en Hombres de 41-53 %, actualmente es un parámetro que no se usa para determinar diagnósticos.

Número de glóbulos rojos: su unidad de medición será millones por microlitro, como su nombre lo indica representa la cantidad de glóbulos rojos presentes en cada litro de sangre. Los parámetros normales en Mujeres es de 4,0-5,2 millones/mm³ y en Hombres es de 4,5-5,8 millones/mm³.

Línea de Serie leucocitaria

Los leucocitos son las células nucleadas presentes en la sangre, dentro de este segmento se analizan las células encargadas de la inmunización del cuerpo donde se incluyen los neutrófilos segmentados y en banda, monocitos, eosinófilos y basófilos.

Al igual que la líneas anteriores los parámetros normales varían de acuerdo a la edad, en los niños varia hasta alcanzar la edad adulta donde se estabiliza. Donde en niños menores de seis meses deben contener un promedio de neutrófilos por encima de 1,000/mm3, más allá de esta edad deberán encontrarse por encima de  1,500/ mm3.

Cuando hablamos de los linfocitos en la sangre es obligatorio para estar dentro de los parámetros normales contar con un mínimo de  1,000/mm3.

Este segmento permite identificar la presencia de procesos infecciosos ya sea localizados o a través de cualquiera de los sistemas corporales. La detección se lleva a cabo al apreciar una elevación considerable de leucocitos, si el Resultado da una cuenta total por encima de 30 × 10³ a esto se le conoce como leucemoide.

Dependiendo del parámetro predominante se define el Tipo de infección, cuando predominan los neutrófilos y la leucocitosis es menor se debe a una infección bacteriana, es posible que se presencie un incremento de banda.

Cuando las infecciones son virales la predominación surge en los linfocitos. Infecciones como la mononucleosis infecciosa generan una reacción de leucemoide además de una elevación de linfocitos y se presencian los linfocitos atípicos.

En el caso de las enfermedades hematológicas malignas, se detecta leucocitosis/leucopenia, sin embargo para su confirmación será necesario la realización de frotis de sangre periférica.

Línea de Serie plaquetaria

En este segmento la biométrica hemática se encarga de estudiar las plaquetas. Las mismas poseen un valor constante en niños y adultos y estas deben encontrarse entre el rango de 150-450 × 109/L y su medida debe encontrarse entre 1-3 mm/L.

Hoy en día es posible obtener además el valor del volumen plaquetario medio el cual debe encontrarse entre 5-12 fentolitros (fL) para estar en los parámetros normales. Si se observan alteraciones por encima de los valores normales se considera una proliferación acelerada en la médula ósea, en caso de que los valores estén por debajo de los parámetros normales se relaciona con reducción en la trombopoyesis.

Es importante realizar esta prueba con sangre fresca, empleando  ácido etilendiaminotetraacético ya que no agrede la morfología de las celular y mantiene la sedimentación celular. En algunos casos se utiliza citrato de sodio pero en caso de tenerse sospechas de pseudotrombocitopenia, o heparina

Deja un comentario